domingo, 2 de noviembre de 2014

El cómic, poderosa herramienta en ética y comunicación: Seminario en Zaragoza

El próximo día 12 de noviembre, el Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza y la Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica de la Universidad de Zaragoza organizan un Seminario sobre el potencial del cómic como medio educativo y de comunicación en el ámbito sanitario.

Su nombre es: "El Cómic, nueva y poderosa herramienta en ética y comunicación". Hemos omitido, precisamente, el adjetivo "nuevo" en el título de esta entrada porque, estando absolutamente de acuerdo en la afirmación de que se trata de una herramienta poderosísima para la transmisión de conocimientos y para afianzar actitudes (de hecho, como nuestros lectores saben, esa convicción constituye la misma base de este blog), no nos identificamos de todo con la idea de que sea un recurso nuevo. El cómic (y el humor gráfico, con el que tantos elementos tiene en común), ha tenido siempre ese enorme potencial: quizás lo que sea nuevo es la progresiva conciencia que las instituciones están tomando de su tremenda importancia como elemento de educación en general y de educación para la salud en particular.

En el acto intervendrán Mónica Lalanda, médico de urgencias e ilustradora, Ian Williams, médico de familia y autor de cómics, y Blanca Mayor, experta en terminología y comunicación en salud.

El acto comenzará a las 18:00 h del 12 de noviembre, en el Salón Ramón y Cajal del mencionado Colegio de Médicos de Zaragoza, ubicado en Paseo Ruiseñores nº 2.

Enhorabuena por la iniciativa. Ojalá pudiéramos estar allí. 



  

viernes, 31 de octubre de 2014

La necesaria implicación del grupo ante las alergias alimentarias

Cuando un miembro de un grupo social (de la familia, de la clase, de la pandilla de amigos, …) padece una alergia alimentaria o una intolerancia alimentaria, la implicación de todo el colectivo es fundamental para disminuir riesgos y facilitarle las cosas a esa persona. No se trata tanto de una cuestión de solidaridad como de seguridad. ¿Os imagináis lo difícil que podría ser evitar la contaminación cruzada si en la compra, en la cocina, al servir la mesa, al comer… somos negligentes? ¿Os imagináis el acopio de paciencia que los niños y adolescentes deben hacer si su día a día está lleno de frases como “por un poco no te va a pasar nada”, o “seguro que no es para tanto”,… por parte de sus compañeros? ¿Y lo claras que deben tener sus ideas para recibir esos mensajes sin que su certeza se tambalee lo más mínimo?

Y, por supuesto, la implicación activa de los adultos, especialmente (pero no exclusivamente) de quienes ejercen de cuidadores, es fundamental, tanto dentro como fuera de casa.

Daddy’s Home” (“Papá está en casa“) es una serie de tiras cómicas creada por los humoristas norteamericanos Anthony Rubino y Gary Markstein que se centra en la participación de un padre de familia contemporánea en las tareas domésticas. En una de las entregas de 2008, los autores plasmaron el riesgo de que uno de los adultos de la casa se mantenga desinformado (en este caso, aparentemente por desinterés) de la alergia alimentaria del hijo, puesto en evidencia de forma contundente por la respuesta irónica del propio hijo. Es un perfecto ejemplo de lo que acabamos de comentar:



Nota: El contenido de esta entrada ha sido divulgado previamente desde el portal Alergia y Asma, y ha sido adaptado a este blog por su propio autor.

lunes, 1 de septiembre de 2014

El consentimiento informado (a propósito de Quino)

Este año, Joaquín Salvador Lavado, “Quino (Mendoza, 1932), ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2014. Con buen criterio, el jurado ha querido premiar la obra de este humorista e historietista argentino, cuyos lúcidos mensajes “siguen vigentes por haber combinado con sabiduría la simplicidad en el trazo del dibujo con la profundidad de su pensamiento”, y ha destacado el enorme valor educativo de aquélla.

Como resultó evidente por las reacciones constatadas en la prensa y en las redes sociales apenas conocido la concesión del premio, todavía hoy hablar de Quino implica hablar de Mafalda, su personaje más famoso, que precisamente en 2014 ha cumplido 50 años. Pero, aunque es indiscutible que Mafalda forma parte de la historia del cómic y de la cultura popular, la obra de Quino no está constreñida a los límites de esa tira (no en vano el autor dejó de dibujarla hace ya décadas, y ha seguido en activo), sino que, como humorista gráfico de mirada lúcida, nos ha brindado multitud de otras viñetas desde las que nos sigue invitando a reflexionar sobre las relaciones humanas, enfrentándonos con frecuencia a nuestras propias contradicciones.

Permitidme que rescate una de esas viñetas para hablar del consentimiento informado.

La regulación actual en España de la relación entre los médicos y sus pacientes tiene como principal referencia una Ley que en el entorno sanitario llamamos, coloquialmente (aunque su nombre verdadero es mucho más largo), Ley de Autonomía del Paciente, nombre que se justifica porque uno de sus principales postulados es que toda actuación en el ámbito de la sanidad requiere, con carácter general, el previo consentimiento de los pacientes o usuarios: el paciente es, por tanto, autónomo para decidir a qué actuaciones quiere someterse y a cuáles no, consagrándose así el derecho del enfermo o usuario de los servicios sanitarios a decidir libre y voluntariamente entre las distintas alternativas asistenciales, incluyendo también, como una opción más, la negativa al tratamiento.

Lógicamente, para poder otorgar su consentimiento, el paciente debe recibir previamente la información necesaria que le permita conocer las posibles ventajas e inconvenientes de cada una de las opciones. La Ley encomienda al profesional sanitario la obligación de proporcionar esa información, y al consentimiento que el paciente otorga, una vez que ha sido informado, lo llama, precisamente, consentimiento informado: el consentimiento informado se define como la conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente, manifestada en el pleno uso de sus facultades después de recibir la información adecuada, para que tenga lugar una actuación que afecta a su salud.

El consentimiento no siempre tiene que recogerse por escrito: por el contrario, se acepta que, con carácter general, será verbal. Sin embargo, hay ciertos supuestos en que sí debe plasmarse por escrito: la Ley exige este requisito para las intervenciones quirúrgicas, los procedimientos diagnósticos y terapéuticos invasores y, en general, para la aplicación de procedimientos que suponen riesgos o inconvenientes de notoria y previsible repercusión negativa sobre la salud del paciente.

Acostumbrados durante décadas a una relación médico-paciente marcada por el paternalismo (el sanitario elegía la opción más adecuada, siempre buscando el bien de su paciente, y el paciente se sometía a la actuación elegida, con frecuencia sin recibir, ni solicitar, prácticamente, información sobre la misma), en los primeros años de implantación de la normativa que exigía el consentimiento informado (la Ley de Autonomía del Paciente es del año 2002, pero el consentimiento informado ya existía en nuestra legislación desde 1986), el requerimiento, por parte del médico, de la firma del paciente, suscitaba en éste con frecuencia un acusado recelo, pues no raramente se pensaba que la intención del médico era descargarse de responsabilidad. Quino lo plasmó de un modo acertadísimo en este chiste, en el que el cliente de un peculiar restaurante tiene la sensación de que se le pide que asuma la responsabilidad de cualquier efecto nocivo que pudiera derivar de ingerir la comida que le sirvan:


Afortunadamente, hoy la medida suele ser mucho mejor entendida y aceptada por los pacientes, quienes ya la ven como lo que es: una exigencia legal que obliga al sanitario, pero que de ninguna manera le exime de actuar con todas las cautelas necesarias y de poner a disposición de su paciente los medios adecuados para prestar el servicio sanitario requerido, ni le libera de responsabilidad si actuara de forma negligente.


Nota: El contenido de esta entrada ha sido divulgado previamente desde el portal Alergia y Asma, y ha sido adaptado a este blog por su propio autor.